Desde hace un tiempo atrás he tenido la fortuna de visitar un par de veces este nostálgico destino. Recorriendo las calles de viejo Vallarta, dejarme refrescar contra las olas del mar en la famosa playa de los muertos y claro ¡Comer! porque los viajes también se conocen por la comida y la verdad que delicia es.