El Cerro Tetakawi es un icono de San Carlos, Sonora y se localiza a unos 20 kilómetros de Guaymas, a las orillas del Mar de Cortés.

Esta impresionante formación rocosa de aproximadamente 200 metros de altura es uno de los lugares más visitados por los amantes de la naturaleza y el senderismo.

El Cerro Tetakawi ofrece la mejor vista de San Carlos y la bahía, es sin duda un imperdible dentro de este destino. Sin embargo, subir el cerro no es para cualquiera, ya que requiere un cierto nivel de destreza y condición física.

san-carlos-guaymas

Foto IG jesco_kt

Aquí te contaré mi experiencia con lujo de detalle y algunas recomendaciones que deberías considerar, especialmente si es la primera vez que intentas lograr esta hazaña…

Debido a las fuertes temperaturas de Sonora, siempre se recomienda comenzar la travesía muy temprano en la mañana, de preferencia antes de las 9:00 am, muchos aprovechan para subir antes del amanecer y disfrutar la salida del sol desde la cima. Ni se te ocurra intentar subir a mediodía y evita los meses de verano, muchas personas han sufrido por golpes de calor e insolación.

Es muy importante irse preparados con ropa cómoda, calzado adecuado, bloqueador solar, gorra, lentes de sol, suficiente agua o suero y barras energéticas, incluso guantes pueden ser una buena idea al momento de trepar por las grandes rocas.

cerro-tetakawi-4

Existen dos formas de subir el Cerro Tetakawi, cada ruta cuenta con sus propios desafíos y distintos paisajes. La primera y más conocida siempre tiene gente, se dice que es la más sencilla. La segunda, que fue por donde mis amigos y yo subimos, se hace al acceder por la Playa Piedras Pintas.

Antes de subir muchas personas me contaron sus experiencias, me hablaron con honestidad, contándome de lo bueno y lo malo, lo complicado y satisfactorio que fue para ellos llegar a la cima, de lo mucho que valía la pena esforzarse para llegar hasta lo más alto, de personas que tuvieron que ser rescatadas por deshidratación, de todo, todo lo escuché y aún así me confíe.

Un par de meses atrás había subido la Sierra de la Laguna en Baja California Sur, un ascenso donde mi grupo y yo hicimos poco más de 10 horas hasta llegar a la zona de acampado (Luego te contaré esa historia), por lo que si lo comparaba con las 2 horas aproximadas que toma subir el Cerro Tetakawi se me hacía “fácil”, y ese exceso de confianza fue un problema.

san-carlos-sonora

Vista desde primera cima | Foto IG jesco_kt

No había desayunado y se me ocurrió comerme un plátano justo antes de comenzar a subir, lo peor fue que me lo comí en menos de 30 segundos por que no quería andar cargando  – Doble tache – ¡Eso es algo que jamás debemos hacer antes de una actividad física!

Aprendí mi lección; todavía no llevábamos ni 15 minutos cuando ya me sentía mal, con el estómago revuelto, y nauseas. Avanzábamos de poco a poco, cada vez que volteaba a ver el mar me motivaba a querer seguir, sabía que no estábamos ni cerca de la mitad y la vista ya era impresionante. Afortunadamente como a la media hora vomité y volví a la vida.

Una vez renacido ya pude seguir el paso a mis compañeros. Algunos tramos eran muy empinados, otros resbalosos, en ciertas partes tenías que sujetarte con todo lo que pudieras, ambas piernas y ambos brazos, por lo que siempre intenta llevar las manos desocupadas.

cerro-tetakawi-5

Vista desde el lado por Piedras Pintas

A pesar de la temperatura y los fuertes rayos del sol fue soportable – una ventaja de haber vivido la mayor parte de mi vida en el norte – El paisaje servía como combustible, en verdad inspiraba a seguir, “Si así de bello está aquí ¿Cómo estará en la cima?” me preguntaba.

Y cuando por fin llegas al pico más alto es ¡Wow! La vista panorámica te deja sin palabras, los contrastes entre el desierto y el mar son extraordinarios, es un momento perfecto para reflexionar y apreciar la naturaleza.

Como conclusión solo me queda decir que si visitas San Carlos no puedes perderte subir el Cerro Tetakawi, prepárate fisicamente si es necesario y toma tus precauciones, aprende de los errores de otros y nunca te confíes, así ya hayas subido el Nevado de Toluca, recuerda que las condiciones geográficas y climatólogas pueden cambiarlo todo, especialmente si no estás acostumbrado al clima del norte.

¿Tú ya subiste el Cerro Tetakawi?