Sabemos que viajar nos trae grandes beneficios físicos y mentales, por ello es nuestro deber retribuirlo fomentando el turismo sustentable, convirtiéndonos en un viajero responsable.   

Esta forma de viajar es todo lo opuesto al turismo en masa, en donde su principal objetivo es conservar el medio ambiente y a la vez favorecer a la población local, su cultura y su patrimonio.

Existen varias acciones que un viajero responsable puede adoptar, aquí te menciono las básicas:

Elige sabiamente

Tus decisiones pueden ayudar a cuidar el medio ambiente desde el momento en que comienzas a planear tu viaje.

Existen empresas que han evolucionado y tomado acción para ser eco amigables, aquellas que ya no permiten el uso de desechables en sus instalaciones, o quienes han digitalizado la mayor parte de su trabajo para reducir el uso del papel.

Al adquirir sus servicios o productos estás participando en la causa.

Cuida los recursos

Es muy importante que a donde sea que vayamos, e incluso en nuestras propias casas, cuidemos los recursos.

Apagar las luces cuando no se necesiten y desconectar aparatos que no estén en uso nos ayudarán a ahorrar energía, por ello muchos hoteles cuentan con tarjetas que desconectan la corriente eléctrica en automático.

Tomar duchas cortas, cerrarle a la llave cuando nos cepillamos los dientes y otras acciones servirán a cuidar el agua ¡Hay mucho que se puede hacer!

A veces no nos percatamos de que los recursos son limitados hasta que aprendemos a la mala. Por ejemplo, en mi caso nunca me había faltado el agua, hasta que me mudé a Los Cabos, por sorprendente que parezca, este paraíso entre dos mares no tiene agua. He durado hasta 15 días sin este líquido vital, algunas colonias hasta más.

Consume local

Comprar productos de la región ayuda a que artesanos y productores mejoren su calidad de vida, pues así podrán continuar con su trabajo y generar una derrama económica en la comunidad.

No solo tendrás un suvenir increíble o probaras los sabores más típicos, también ayudarás al promover un destino a través de tu experiencia.

También adquirir servicios locales tiene mucho mérito, sobre todo cuando son tours, en muchos ocasiones suelen ser mejores que las grandes empresas, pues son más auténticas y conocen el lugar a la perfección.

PD: Por favor no regatees, valora el trabajo que estas personas realizan y piensa en el cambio en sus vidas que estás generando al pagar lo justo.

 

Deja todo como lo encontraste o mejor

Una vez escuché la frase “Si se separa no es basura” y me encantó. Utiliza los botes/ contenedores cuando haya, si están clasificados ponlo donde corresponde – ¿Y cuándo no hay? – ¡Pues te lo llevas! Así de simple. Nunca entenderé a las personas que pueden llevar sus hieleras llenas a la playa, pero al momento de regresar, cuando su hielo ya se derritió, sus envases están vacíos y hay menos que cargar, les pesa más.

Cuando esté en tus manos llévate la basura que algún inconsciente pudo haber dejado, ayuda a que ese lugar se conserve y otros tengan el gusto de disfrutarlo tanto como tú.

Lo que si no está bien llevarse es la vida ¿Te imaginas si todos los visitantes se llevaran una conchita? ¿Una estrella de mar? ¿Una planta? ¡Se acabaría!

Edúcate y aprende

El viajar nos hace ver todo con nuevos ojos, para ello es necesario tener una mente abierta al momento de descubrir nuevas culturas, costumbres y hábitos. Siempre con respeto y tolerancia.

Es importante estudiar un poco sobre el lugar, preguntar e informarse para evitar momentos incomodos. Así como acatar reglas aunque no nos parezcan.

Por otra parte, todo este conocimiento te ayudará aprender cosas increíbles que puedes utilizar en el futuro para hacer conversación o contar historias interesantes sobre tu viaje.

Entra en contacto con la naturaleza

Camina o toma la bici para trasladarte y tomar aire fresco. Si quieres realizar actividades con animales que sea en hábitat natural y respetando su espacio como lo es el nado con el tiburón ballena en La Paz, BCS o el santuario de la mariposa monarca en Michoacán.

No seas parte del problema

Jamás participes en actividades que puedan perjudicar o poner en riesgo a alguien o algo. Por ejemplo dar dinero a los niños que mandan a pedir a las calles, que podría parecer bueno, sin embargo esto ocasionará que los sigan explotando.

Otro ejemplo son los paseos a caballo en zona de anidación de tortugas, lo cual tiene un doble daño, animales maltratados que con el peso de sus galopes destruyen los nidos en cada paso.

Si todos dejáramos de participar en casos como estos, a los responsables no les quedará de otra más que suspender esas barbaries.

¿Qué otras acciones debe adoptar un viajero responsable?