Baja California Sur se posiciona entre los mejores destinos de sol y playa en México. Con justa razón, cada vez más personas deciden optar por este paraíso donde el mar y el desierto se unen. Uno de los lugares más visitados es su capital; La Paz.

La paz es considerada la Puerta de entrada al Mar de Cortés, mismo escenario que gracias a su riqueza natural fue bautizado como el “Acuario del Mundo” por Jacques Cousteau, un patrimonio de suma importancia para la vida marina.

A lo largo de mis años en la Baja he sido afortunado de visitar La Paz en distintas ocasiones, algunas con fines laborales y otras por el mero placer de hacerlo. Cada visita es un nuevo descubrimiento y claro, existen lugares y actividades que vale la pena repetir en cada oportunidad.

En esta entrada te compartiré algunos detalles y consejos que podrías considerar en tu siguiente visita…

¿Cómo llegar? 

La Paz cuenta con tres diferentes vías de acceso:

  • Marítima, viajando en ferry desde Sinaloa (Topolobampo o Mazatlán).
  • Aérea, volando hacían el Aeropuerto Internacional de La Paz.
  • Terrestre, ya sea en autobús o en automóvil desde algún otro punto de Baja California Sur.

¿Dónde hospedarse?

Existen muchas opciones, opciones de lujo como Costabaja Resort hasta opciones más económicas como hostales o Airbnb, donde podrás encontrar habitaciones privadas para dos personas muy cerca del malecón por menos de $700 pesos.

¿Dónde y qué comer?

Definitivamente los platillos a base de mariscos son parte fundamental de la gastronomía en este estado. Bismark-Cito en el malecón es perfecto para disfrutar estos productos del mar, a mí me encantan sus tacos de camarón y pescado capeados, o si prefieres algún coctel fresco ofrecido en los restaurantes ubicados a pie de playa, siendo la vista al mar el complemento perfecto.

Hasta hace poco descubrí mi nuevo lugar favorito (Y por lo visto uno de los más populares) para desayunar en La Paz, se trata de María California, un acogedor restaurante con lo más rico para comenzar el día; chilaquiles, huevos, hotcakes, licuados y mucho más.

¿Qué hacer?

Las actividades acuáticas son un imperdible cuando se trata de La Paz, ya sea un paseo en kayak o stand up paddle, nado con el tiburón ballena (En temporada, entre Octubre y Abril) o lobos marinos, practicar snorkel o buceo ¡Aquí te mojas porque te mojas!

Sus playas invitan a sumergirse y perderse en sus infinitas tonalidades azules, siendo Playa Balandra una de las más queridas por su oleaje casi nulo que simula ser una piscina natural, su formación rocosa en forma de hongo se ha convertido en un emblema de la ciudad, por lo que no es de sorprenderse la fila que se forma para poder llevarse la foto del recuerdo.

Mientras más temprano vayas mucho mejor ya que hay menos gente, no sufrirás con el estacionamiento y podrás agarrar alguna de las palapas disponibles para el público. Balandra no cuenta con restaurantes por lo que te recomiendo llevar tu propia comida, o bien, de ahí ir a su playa vecina.

El Tecolote, se encuentra a escasos minutos de Balandra, ahí encontrarás restaurantes a la orilla del mar con precios muy accesibles y mariscos frescos. Al igual que el malecón, es el punto perfecto para tomar un paseo a la Isla Espíritu Santo, uno de los principales atractivos naturales de La Paz.

Otras playas a las que deberías echarles el ojo son Pichilingue, Coromuel y El Tesoro.

En la zona turística de la ciudad se localiza el famoso Malecón, el cual es testigo de sorprendentes atardeceres que resaltan la belleza de las esculturas que engalanan este espacio. Puedes recorrerlo a pie, en patines o bicicleta. La renta por hora de la bicicleta es de $80 pesos y la ciclovía es súper segura.

Existen más puntos de interés en el Centro Histórico como lo son la Catedral de La Paz, el Teatro Juárez y el Museo de Antropología.

¿Qué es lo primero que te gustaría hacer en La Paz?